Controlar las emociones en tiempos de COVID

Controlar las emociones en tiempos de COVID. Lo normal es que aparezcan emociones, sobre todo las que nos preparen para la lucha, la defensa o la huida (emociones como la ira, el miedo, o la tristeza). Pero que hay que conseguir gestionarlas para evitar que se conviertan en un problema de salud física y/o psicológica.

Para controlar una emoción lo primero que tenemos que hacer es darnos cuenta que “algo nos pasa”. Lo sabremos porque notaremos alteraciones en nuestro cuerpo y porque nos sentimos incómodos, o cansados, o inquietos, irascibles o tristes. Además, empezaremos a tener pensamientos sobre situaciones pasadas (vividas por mí o por otras personas), o futuras,  de preocupación. Lo segundo es identificar la emoción: estoy sintiendo miedo, o rabia, o tristeza. En tercer lugar, identificar elementos externos o internos están provocando esas emociones. Lo ideal es en el cuarto paso eliminar de mi entorno lo que está provocando esta emoción. En este caso, el virus COVID y todo lo que se ha generado alrededor… pero esto no está en nuestras manos… Así que toca autoayudarnos.

Empecemos por tomar las medidas que ya sabemos que ayudan a no contagiarnos: mascarillas, distancias de seguridad, etc. Continuemos por evitar la sobre exposición a la información. Esto quiere decir que decidamos algún medio de comunicación que nos parezca fiable y lo consultemos una vez al día. El resto del día ocupémoslo en cosas que no tengan nada que ver con la situación amenazante: trabajar, cocinar, leer, ver una película, hablar con otras personas de la casa, whatsapear, mira tiendas virtuales de ropa mientras disfrutas de un café, etc. Es decir, evitemos que la mente se centre sólo en el problema. Evitemos que la Red Neuronal por Defecto esté trabajando todo el día.

Cuidemos la alimentación. Una buena alimentación genera sensaciones positivas en nuestro organismo, incluido nuestro cerebro y nos evita problemas de salud añadidos. Y hagamos ejercicio, que nos ayudará a nivelar parámetros fisiológicos y a generar endorfinas. También, estos momentos es especialmente recomendable la práctica de actividades meditativas, como Mindfulness, que mejoran el control emocional y de pensamientos.

Como forma saludable de mantener controladas tus emociones, cuida tu actividad mental, tus pensamientos: nuestro cerebro es capaz de, sólo con pensarlo, disparar un torrente de emociones que nos desbordan. Pero también es capaz de provocar un torrente de emociones de positivas.

Escrito para    por :  Ascensión Rubio,  Desarrollo personal y Mindfulness

Foto Cabecera:  Unplash.com by sara-kilian

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *