Emociones en tiempos de Covid

Emociones en tiempos de COVID. La aparición del COVID-19 está haciendo aparecer un torbellino de emociones en cada unos de nosotros. La capacidad de emocionarnos forma parte del proceso evolutivo y fue respuesta adaptativa al entorno. Son respuestas físicas y fisiológicas predeterminadas y que lo tanto, todos los humanos tenemos.

La emoción de miedo hace que nos alejemos de situaciones peligrosas

El miedo nos salvó la vida porque evitó que fuésemos a sitios que podían ser peligrosos. La ira nos facilitó la defensa ante una agresión. Y el asco nos producía reacciones de vómito o malestar, evitando que nos acercásemos a sitios insalubres o comiésemos algo en mal estado. También la tristeza nos ayudó a buscar soluciones cuando ocurría un cambio o una pérdida o la alegría nos mantuvo cerca de aquello que era bueno para nosotros. Y el amor, o apego,!!qué sería de los humanos!!, si no nos hubiésemos apareado, cuidado de nuestras crías o  no nos hubiésemos ayudado mutuamente.

La emoción ira nos prepara para enfrentarnos a rivales y defendernos

Cuando aparece una situación externa a nosotros, nuestro cuerpo se activa para dar respuesta. Nuestra mente interpreta esa activación corporal y nos dice “estoy enfadado”, o “no me acerco aquí que me da miedo”, o “qué bien me siento en este momento”. Y actúo en consecuencia. Y una vez más, y como siempre, nuestra mente interpreta, da sentido, justifica lo que está pasando.

Ante la situación actual creada por el COVID-19, la reacción natural y sana de la persona es sentir todas las emociones negativas que nos podrían salvar la vida. Cada cual con distinto nivel de intensidad, pero las emociones tienen que aparecer: miedo a ser contagiados, a tener problemas económicos, ira como forma de defenderme de lo que me niego a que ocurra, tristeza por las pérdidas de vidas, o de bienestar, o de forma de vida que me gustaba; asco hacia lo que pensamos que puede estar contaminado.

La emoción de apego nos lleva a cuidarnos unos a otros

Si durante esta situación de pandemia por COVID-19, aparecen estos u otros sentimientos, es normal, son una forma adaptativa al entorno. El problema llega cuando, o no somos capaces de controlar estas emociones de forma adecuada y nos desbordan, o cuando nuestra capacidad de imaginar nos lleva más allá de la realidad y nos hace incompetentes para adaptarnos a la situación. En cualquiera de los dos casos, estaremos en una situación emocionalmente negativa que seguramente llevará asociada muchos problemas físicos: desde dolor de cabeza u otros dolores físicos, a dificultades de sueño, o subidas de tensión o de glucosa.

En próximo post comentaré cómo gestionar saludablemente estas emociones.

 

Escrito para    por :  Ascensión Rubio,  Desarrollo personal y Mindfulness

Fotos:  Unplash.com – Cabecera, maria-lysenko; Gato: ariana-suarez; Tigres: melody-p Manada: leonard-von-bibra

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *